David Bowie: Coleccionista de emociones