Guillermo Altadill: el mar y lo divino