Máxima Romero, S/T, técnica mixta sobre papel, 2018

Con la celebración de ARCO en Madrid, viene a cuento traer algunas reflexiones de Theodor Adorno sobre el arte y la industria cultural: 

“Los grandes artistas no fueron nunca quienes encarnaron el estilo en la forma más pura y perfecta, sino quienes acogieron en la propia obra al estilo como rigor respecto a la expresión caótica del sufrimiento, como verdad negativa.”

“La pretensión del arte es siempre ideología.”

“Hablar de cultura ha sido siempre algo contra la cultura. El denominador común “cultura” contiene ya virtualmente la toma de posesión, el encasillamiento, la clasificación, que entrega la cultura al reino de la administración. Sólo la subsunción industrializada, radical y consecuente, está en pleno acuerdo con este concepto de cultura. Al subordinar de la misma forma todos los aspectos de producción espiritual al fin único de cerrar los sentidos de los hombres – desde la salida de la fábrica por la noche hasta el regreso frente al reloj de control la mañana siguiente – mediante los sellos del proceso de trabajo que ellos mismos deben alimentar durante la jornada, la industria cultural  pone en práctica sarcásticamente el concepto de cultura orgánica que los filósofos de la personalidad oponían a la masificación. ”

“Lo que resiste sólo puede sobrevivir enquistándose. Una vez que lo que resiste ha sido registrado en sus diferencias por parte de la industria cultural, forma parte ya de ella, tal como el reformador agrario se incorpora al capitalismo.”

La eterna repetición de lo mismo regula también la relación con el pasado. La novedad del estadio de la cultura de masas respecto al liberal tardío consiste en la exclusión de lo nuevo Cuando llega al punto de determinar el consumo, descarta como riesgo inútil lo que aún no ha sido experimentado.”

El arte “ligero” es la mala conciencia social del arte serio. Lo que el arte serio debía perder en términos de verdad en base a sus premisas sociales confiere al arte “ligero” una, apariencia de legitimidad. La verdad reside en la escisión misma, que expresa por lo menos la negatividad de la cultura que constituyen, sumándose, las dos esferas.”

ARTNOBEL Inspiration Review of Contemporary Art nº 12

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *