Renata Fernández: con la mirada en el Trópico