“La razón no es financiera, sino de satisfacción personal: produce un enorme orgullo haber acertado y que el mercado lo reconozca.”