Lidó Rico: La vision inquisidora de uno mismo