“Más que esculturas invisibles, las definiría como esculturas inmateriales”. Salvatore Garau

Certificado de garantía, firmado y sellado por Salvatore Garau de  la obra “io sono”
Certificado de la obra “io sono” firmado y sellado por Salvatore Garau

“Mi fantasía, entrenada toda mi vida para sentir diversamente lo que existe en torno a mí, me permite “ver” lo que aparentemente no existe. Las esculturas inmateriales son obras que siento físicamente. En el vacío hay un contenedor de posibilidades positivas y negativas que son constantemente equivalentes; en definitiva, hay una densidad de eventos. Además, el vacío no es otra cosa que espacio lleno de energía, incluso si lo vaciamos de campos electromagnéticos, neutrinos, materia oscura, de todo… y solo queda la nada, según (en mecánica cuántica) el principio de indeterminación de Heisenberg ¡nada tiene peso! Por tanto, tiene energía que se condensa y se convierte en partículas, en fin, ¡en nosotros! La intuición que tuve como artista, en lo abstracto y lo espiritual, está respaldada por la ciencia”, Salvatore Garau.

El pasado mes de mayo, la casa de subastas de arte moderno Art-Rite de Milán, estimó su obra “io sono” en un precio inicial de 6.000 a 9.000 euros. Tras la disputa en las pujas, se adjudicó en 15.000 euros.

Salvatore Garau considera que ha suscitado “una nueva pequeña, auténtica, revolución”.

Y ha comentado que el éxito en la subasta de “io sono” (soy/estoy) confirma como “un hecho incontestable” el principio de indeterminación de Heisenberg.

El certificado de garantía, firmado y sellado por el artista da fe de que la obra “io sono” está archivada, y representa el único elemento visual de propiedad.

Cuando decido exponer una escultura inmaterial en un espacio determinado, ese espacio concentrará una cierta cantidad y densidad de pensamientos en un punto preciso, creando una escultura que desde mi título solo tomará las formas más variadas”.

Salvatore Garau también ha presentado en New York otra obra inmaterial, con el apoyo del Instituto de Cultura italiano, titulada “Afrodita Piange” (Afrodita llora). Esta obra tiene un círculo dibujado en el suelo donde reposa la escultura inmaterial, invisible.